Por qué NO añadir un blog a tu sitio

La semana pasada hablamos de lo beneficioso que puede resultar añadir un blog a tu sitio, en el cual puedas compartir contenido relevante y ayudar a tu audiencia a solucionar sus problemas y responder a sus preguntas.

Si bien es un enfoque muy positivo, no hay ninguna estrategia que sirva para todo el mundo, así que a continuación te mostraremos algunos indicadores que podrían ayudarte a identificar por qué NO añadir un blog a tu sitio (o tu negocio):

1. No tienes interés genuino en ayudar a tu audiencia

Lo creas o no, la gente que visita tu sitio es inteligente y podrán notar si el contenido que publicas en tu blog está hecho de verdad con el interés de ayudarle o si es nada más ni nada menos que una simple estrategia para conseguir visitantes y eventualmente más ventas.

Si bien es cierto que el blog forma parte de una estrategia comercial para atraer tráfico y con ello aumentar los ingresos por tus servicios o productos, el elemento básico y más importante que se requiere es tu verdadero interés por ser de utilidad a la comunidad. Si este interés no existe, entonces la estrategia carece de sentido.

2. No tienes tiempo (o recursos) para dedicarle

Mantener un blog no requiere tanto tiempo. Escribir los artículos de APK estudio nos toma cerca de 2 horas cada semana, a veces menos. Pero si aún así, este tiempo es demasiado para tí y no puedes comprometerte a dedicarlo exclusivamente a tu blog, es mejor que no lo hagas.

Una de las cosas más relevantes en todo blog y en toda estrategia de contenidos es la continuidad de las publicaciones. Si te comprometes a publicar un artículo a la semana, es mejor que lo cumplas. Tus seguidores (los más fieles) estarán ansiosos cada semana de recibir tu nuevo contenido y no quieres decepcionarlos, eso arruinaría todo tu trabajo por generar confianza.

Si no tienes el tiempo para crear el contenido de tu blog directamente, puedes contratar a algún profesional que lo haga, sin embargo, esto tiene un costo, y deberás estar dispuesto a asumir ese gasto.

3. No tienes nada que decir

Si no tienes opinión respecto a las cosas que le preocupan a tu audiencia o no tienes un punto de vista interesante que aportar a tus visitantes, ellos probablemente sientan que tu sitio es solo otro más del montón. En cambio, si tienes una opinión, reflexionas sobre las cosas de una manera que nadie más lo hace, o planteas soluciones creativas y efectivas, las chances de que tu blog se posicione como algo memorable aumentan tremendamente.

¿Qué sentido tendría crear una tribuna para simplemente decir lo que todos los demás dicen? Tú eres único, no tienes para qué homologarte con los demás.

4. No sabes escribir

O hablar frente a la cámara, o dibujar, o crear infografías o grabar audio, etc…

Nadie nace sabiendo escribir o hablar frente a una cámara, son habilidades cuya única forma de mejorar es haciéndolo. Si de verdad quieres mejorar en ello, dedícate a escribir por lo menos 20 minutos cada día y verás como eventualmente te convertirás en un buen escritor. Lo mismo aplica a cualquier otra habilidad.

Ahora bien, si no tienes interés en invertir tiempo y comprometerte a mejorar en esta área, es mejor que ni lo intentes. Le ahorrarás a tus visitantes minutos de exposición a contenido de mala calidad y tú te ahorrarás la decepción de crear material mediocre.

Crear y mantener un blog es algo muy saludable para tu negocio, pero si no tienes interés en invertir lo que se necesita, o simplemente no te hace sentido, es mejor enfocarte en otras estrategias que pueden resultar más adecuadas para tu marca y tus valores.

Un gran abrazo,

Natalia y Francisco

¿Trabajemos juntos?

Cuéntanos acerca de tu proyecto y diseñemos algo genial.

CONtÁCTANOS