¿Debería comprar una lista de correos?

La semana pasada hablamos de email marketing y de lo valioso que puede resultar este medio, sobre todo para emprendedores o pequeñas empresas que ofrecen servicios, pero es natural que surja la pregunta ¿qué hago si no tengo nadie a quien enviar emails?

Lo primero que deberías hacer es crear un listado de tus clientes pasados, aquellos que hayan disfrutado trabajar contigo y, a ellos enviar tus primeros mensajes.

Seguramente tu lista no será muy grande, pero será realmente efectiva ya que se trata de personas que ya conocen tu marca y han desarrollado previamente una relación de confianza contigo.

Ahora bien, si estás comenzando y no tienes clientes pasados a quienes poder incluir en tu lista, te ves claramente en la necesidad de partir desde cero.

En estos casos, existe la tentación de comprar una lista de correos, esto significa pagar una cierta cantidad de dinero a una “empresa” y a cambio recibir una base de datos de cientos o miles de correos electrónicos a los cuales puedes enviar mensajes de marketing.

Esta es una idea terrible por varias razones, aparte del hecho de que es ilegal y antiético, está el hecho de que estas personas:

  • Nunca se han registrado para recibir tus mensajes (no forman parte de tu audiencia)
  • No conocen tu marca
  • No forman parte de tu grupo objetivo

Con esto en consideración, no debería sorprenderte si de los, digamos, 1000emails que compraste, solo un 5% abre tu mensaje y ninguno de ellos hace click en algún enlace.

Piénsalo, ¿cuál es tu reacción cuando recibes correos comerciales que nunca pediste? Seguramente es algo que te molesta y lo primero que haces es enviarlo a SPAM o eliminarlo directamente.

¿Entonces qué hacer?

Para obtener a tus primeros suscriptores, lo mejor que puedes hacer es ofrecer una recompensa a cambio de registrarse, algo que las personas puedan descargar y disfrutar una vez que se suscriben a tu newsletter.

Dependiendo de cual sea tu área de experticia, puede tratarse de una guía en pdf, de un video informativo o un audio, etc. Lo importante es que se trate de un material de calidad que a tu audiencia realmente le interese y por el cual estén dispuestos a registrarse.

En alguna otra ocasión ya tendremos tiempo de discutir en profundidad esta táctica, pero por ahora lo que nos interesa es que entiendas la lógica.

Con esta idea no te prometemos que tendrás cientos de suscritos en una semana, ese no es nuestro objetivo, pero sí podemos asegurarte (por experiencia propia) que el número de suscriptores a tu newsletter crecerá consistentemente con el tiempo, sin la necesidad de incurrir en prácticas antiéticas como la compra de bases de datos de correo electrónico.

Un abrazo,

Natalia y Francisco

¿Trabajemos juntos?

Cuéntanos acerca de tu proyecto y diseñemos algo genial.

CONtÁCTANOS